Tú.

>> miércoles, 6 de enero de 2010

Soñando con cosas imperfectas. Rotas desde el principio de su concepción. Repetidas hasta la saciedad a sabiendas de que nunca se consumarán. Realidad a base de de chutes de morfina intoxicada de tus mentiras. Suaves y dulces palabras que resultaron más pena que gloria. Sentimientos olvidadizos a golpe de caer al suelo. Cuando tus manos me soltaban hacía el frío asfalto. Tragando barro. Ver que te pierdes entre la luz de un nuevo amanecer. Dándome cuenta de lo poco que soy a tu lado. De lo pequeña que me haces cuando respiras. Porque dejé mi ego a la altura del betún. Porque nunca te dejé de querer. Por mucho que el daño que hicieras fuera irreversible. Por mucho que hayas candado mi corazón. Y hayas tirado la llave en el mar de tus profundos recuerdos. Te hago en un lugar como menos muy alejado. Olvidándome. Viviendo la vida que dejaste por mi. Que nunca fuimos uno del todo. Porque nunca recuperamos el amor perdido en brazos ajenos. Tú y siempre tú. Único dueño de tanta tontería acumulada. De algo que ni siquiera, fue mío.

0 PUNTOS DE VISTA: