>> viernes, 5 de febrero de 2010


- No sé si por ti. No sé si por mi. No sé si porque aún me tiembla el pulso. Porque todo esto nunca tuvo sentido. Ni siquiera un poquito. Que los días van a seguir pasando. Porque el tiempo no espera a nadie. Y menos a alguien como yo. Dejaré de mirarme al espejo. Desistiré en el intento de no intentar nada. Volveré a reflejarme en ojos ajenos. Buscaré algo de amor de contrabando. Cariño ilegal. De pegatina, de esos que encuentras en una esquina. Medio quilo por dos paquetes de tabaco. Y seguiré esperando lo imposible. Y me tumbaré aquí, en el húmedo asfalto, para olvidarme del mundo. Porque no duele la ausencia. Duele darte cuenta de la gran fracasada en que te has convertido. Acumulando desechos. Ira. Sentimientos muertos. Podridos. Porque solo soy capaz de echar mierda de mis dedos. Que no escriben más que cosas sin sentido. Cartas a un corazón paralizado. Y si cabe algo más de dramatismo, dejemos que el asunto se resuelva solo. Que el tiempo pase. Porque acabaré echando de más, lo que un día eché de menos.

0 PUNTOS DE VISTA: