>> jueves, 18 de febrero de 2010

- Y se convirtió el contar de los días en horas en las que seguir respirando por pura inercia.

0 PUNTOS DE VISTA: