>> domingo, 31 de mayo de 2009


Ella solo quería ser la reina de mis besos, me hizo nombrar caballero de los traviesos, me hizo olividar un segundo la realidad. Ella, único vicio comparable a la botella, mi única estancia con amor en un hostal, la única reina con corona de alquitrán, la única rana que nadie supo besar. Ella es la mujer pantera que cruzó en patera las olas del mar y dio la vida entera por un segundo de libertad, busca pero nunca encuentra la forma de escapar de aquella fortaleza y de aquella bruja que todo el mundo llama mamá, era sin duda la princesa en aquel bar y hoy es tan solo un recuerdo que olvidar. Ella, vive en el trece de la calle magdalena, muere mil veces al día de pena, pero no llora por temor a naufragar. Ella lo cambiaría todo por una receta o por poder tirar una botella al mar o por poder tener aquella lámpara y frotar para cambiar los tres deseos por soñar. Ella es la mujer pantera que cruzó en patera las olas del mar y dio la vida entera por un segundo de libertad, busca pero nunca encuentra la forma de escapar de aquella fortaleza y de aquella bruja que todo el mundo llama mamá, era sin duda la princesa en aquel bar y hoy es tan solo un recuerdo que olvidar.


SIN NOTICIAS DE HOLANDA.

0 PUNTOS DE VISTA: