>> lunes, 15 de junio de 2009

Recordar es demasiado fácil, hacer memoria tan simple que abruma, sentir que con cada momento vivido se te estremece el corazón, que con cada una de esas sensaciones das tu vida por concluida es lo que realmente vale la pena. Hoy, día diecinueve de junio, contrae matrimonio una de las personas más maravillosas que han pisado la tierra, mi hermana mayor. Ella tiene la piel castaña, ojos profundos y color avellana. Es morena, pero ha pasado por tantos colores que asusta. Su sonrisa es capaz de iluminar el mundo, puedes ganártela con facilidad si sabes donde tiene sus puntos débiles. Odia que la gente sea dura con ella, que le echen en cara los errores pasados que trata de dejar atrás con demasiado ímpetu. A pesar de todo es una persona que sabe luchar por lo que quiere, rompe a llorar con facilidad porque le duele ver que alguien o ella misma sufre. Merece ser feliz sin duda alguna, porque después de todo a llegado a ser la que es ahora que ni por asomo se parece a la que yo conocí hace tantos años. Ha sido mi referencia en algunos aspectos, mi heroína de carne y hueso, preciosa y perfecta. Ella es ella misma, sin maquillaje ni caretas, aún que sepa que duele dice la verdad. 

Ahora ha encontrado un camino que seguir, unas metas alcanzables y un futuro junto a su ya marido. Encontró a esa persona que tanto costó hallar, aquella con la que compartir el baile de su vida, el padre de sus hijos y el abuelo de sus nietos. Se dio cuenta que solo quería pasarse la vida amaneciendo a su lado.
Y ahora, después de todo esto, felicidades por este día, porque simplemente te lo mereces más que nadie en este mundo. Sed felices. 


El discurso para la boda de mi hermana :)

0 PUNTOS DE VISTA: