>> miércoles, 3 de junio de 2009


¿Recuerdas los muros que construí? Se están derrumbando, y sin ni siquiera oponer resistencia, sin hacer ni un ruido. He encontrado al forma de tenerte, pero nunca tuve la duda de que permaneciendo bajo la luz de tu halo tendría a mi ángel. Es cómo si me hubiera despertado, cada regla que yo tenía tú la rompes, es el riesgo que estoy tomando, ¡Yo nunca te apagaré! En cualquier dirección a la que miro, me encuentro rodeada por tu abrazo, cariño puedo ver tu halo, tú sabes que eres mi gracia salvadora, eres todo lo que necesito y más, está escrito en tu rostro, cariño puedo ver tu halo, reza para que no se desvanezca. Puedo sentir tu halo. 

Golpéame como un rayo de sol, quemándome a través de mi noche más oscura, tú eres el único al que yo quiero, creo que soy adicta a tu luz. Juré que no volvería a caer de nuevo, pero esto ni siquiera lo siento como una caída, no puedo olvidar la gravedad que me atrae hasta el suelo otra vez. 


Mi niño grande, siempre y para siempre.

0 PUNTOS DE VISTA: