>> sábado, 15 de agosto de 2009

- El amor, reacción química que recorre nuestro cuerpo dejando tras de sí una substancia que al parecer nos tiñe la mirada de rosa y a partir de ahí todo es absolutamente maravilloso. 

Dije no volver a caer en ese juego de niños, porque al fin y al cabo no estoy enamorada, pero las mariposas en el estómago están tan presentes como mis sentimientos. Sentir por alguien del que no sé nada, del que ni siquiera recuerdo su cara, solo los besos y su olor a lluvia. 

0 PUNTOS DE VISTA: