>> lunes, 18 de mayo de 2009


Porque el olvido es chinarse las venas, perder la primavera, buscar lo perdido, quitarse los muebles de la cabeza, soñar que despiertas en un bar conmigo. 

Yo me mantengo con el alma en vela, quitándome las penas, soñando contigo, quemando más leña, echándole más tela, probando el sabor de tu copa de vino.

Porque ya no vivo siempre pendiente de tu pelo. 

0 PUNTOS DE VISTA: