>> domingo, 8 de noviembre de 2009


- Sentí, viví, brillé y oscurecí. Caí tan rápido como me alcé. Yo misma, sin precisar ayuda de nadie. Dejar de lado a cualquiera que me hubiera empujado a seguir. Yo era más que nadie. Mejor que todos. Desastre cualquiera que negara mi superioridad. Cualquiera que osara contra mi voluntad. Ahora llega el momento de tocar tierra y suelo, duro y áspero. Él no acepta perdones ni sobornos de palabras. El amanecer me embuelve contra mi voluntad, tumbado en cualquier esquina, porque el tiempo no espera. Ni siquiera a mi.


Forget - Forgot - Forgotten

0 PUNTOS DE VISTA: