I promise

>> domingo, 31 de julio de 2011

Prometo no hacerme falsas promesas. Prometo no volver a engañarme amarrándome a la esperanza más desesperanzada. Prometo no volver a mirar hacia atrás, ni siquiera para tomar impulso. Prometo no odiarme más (o por lo menos intentarlo). Prometo no entregar mi corazón sin esperar nada a cambio, porque después los trocitos más pequeños cuesta encajarlos. Prometo, cuando vuelva a ser yo misma, dedicarme un día. También a mi cámara. Y perderme entre los altos muros de una ciudad infestada de sensaciones diferentes a cada paso y quiero vivirlas todas. Prometo no tragarme el orgullo, porque las lágrimas ya atragantan lo suficiente mi tráquea. Prometo celebrar cada día como su fuese el último. Prometo dejar de sobrevivir para empezar a vivir. Prometo cambiar. Por mucho que cueste. Por mucho que no guste. Prometo dejar de sentir para empezar a ser tan gélida como un témpano de hielo. Porque si he sacado algo de todo esto es que es más fácil así. Al menos de cara a la galería. Prometo dejar de contar años para empezar a disfrutarlos. Prometo comerme el mundo sin pensar en la dieta. Y dejar de empacharme cada vez que algo se desmorona. Prometo dejar de correr hacia muros de hormigón armado, donde el camino duele más que el propio golpe. Prometo dejar de intentar sacar clavos, y que estos además de doler quemen. Prometo, y esta vez completamente en serio, dejar de llorar. Dejar de sufrir. Dejarme llevar con quién corresponde.

"Con vivos muertos brindando juntos por un año más, un año menos que dolerse de esta vida y esta luz."

0 PUNTOS DE VISTA: